La cristaluria es un fenómeno relativamente frecuente en el gato.

La especial forma anatómica de la uretra del macho, en forma de embudo, hace que las obstrucciones sean fáciles entrando el paciente en un estado de anuria.

Hay que actuar con rapidez para desobstruir la uretra.

Para esta maniobra son muy útiles este tipo de sondas, que nos permiten vencer la resistencia que ofrece este tipo de concreciones uretrales.

Úselas con precaución y delicadeza para no lesionar la uretra.

Es recomendable realizar estas maniobras con el animal anestesiado.

La uretra se exterioriza con facilidad traccionando del prepucio.
Se sujeta el pene por el glande con suavidad pero con firmeza, ayudándonos de las espículas peneanas del gato.

Se lubrica la sonda con un lubricante hidrosoluble.

 

 

 

 

Se introduce la sonda por la uretra.

El secreto de esta técnica reside en colocar el pene paralelo al raquis, para que la sonda se encuentre un camino recto hacia la vejiga.

Con movimientos de derecha a izquierda,y con mucha delicadeza se hace progresar la sonda a traves del tapón uretral.

Hay que tener mucha paciencia. No intente resolverlo con brusquedad.

También es útil el empleo de bolos de suero fisiológico a moderada presión para distender la uretra y/o facilitar la movilización de los cálculos, facilitándose la introducción de la sonda.
Cuando se llega a la vejiga se retira la sonda y se observa la salida de la orida a presión.

A continuación recomendamos colocar un sonda flexible durante unos días mientras empieza a hacer efecto el tratamiento médico instaurado:

  • Antibióticos de amplio espectro (amoxicilina-clavulánico)
  • Antiinflamatorios
  • Espasmolíticos

La sonda se fija al prepucio con 2 ó 3 puntos de material monofilamento.

Es imprescindible la colocación de un collar isabelino para evitar que el paciente se quite la sonda.