La lesión del ojo es irreversible y está indicada la exéresis quirúrgica del mismo.
Se practica una incisión en la conjuntiva de 360º, dejando un colgajo junto a la córnea con el fin d epoder manejar con comodidad el ojo.
Se identifican los diferentes músculos oculares y se van seccionando progresivamente.

El ojo está liberado de sus fijaciones externas, a excepción del polo posterior.

Para comprobar que están todos los músculos seccionados se gira facilmente el ojo en sentido horario y antihorario.

Si existiese alguna resistencia en el giro, ésta se debería a un músculo no seccionado.
Se clampa el nervio óptico junto a los vasos oftálmicos con una pinza de forcipresión.
Se liga el pedículo con un hilo de material absorbible.

Para mejorar los resultados estéticos del paciente se puede colocar una prótesis de silicona en la cavidad orbitaria.

La conjuntiva se sutura sobre la prótesis con material absorbible.

No se olvide extirpar el tercer párpado antes de cerrar los párpados.

Se extirpa el borde parpebral de ambos párpados y se suturan con puntos sueltos.