Depilación amplia del abdomen.

Lavado intenso con jabon antiséptico.

Anestesia general del paciente y colocación en decúbito supino sobre la mesa operatoria.

Aseptización del campo quirúrgico con solución iodada, se empieza por la zona central distribuyendo el antiséptico en sentido centrífugo, no pasando dos veces por el mismo punto.

Esta maniobra se repite tres veces cambiando las gasas estériles en cada ocasión.

Colocación de los paños de campo, que delimitan en campo quirúrgico.
Se definen los puntos de inicio y fin de la incisión cutánea.
Se incide la piel con bisturí, con suficiente presión como para seccionar la piel de un solo corte, sin afectar a la pared muscular.
Se realiza la coagulación de los vasos sangrantes del tejido subcutáneo con un electrobisturí.
Disección cuidadosa de la grasa que se encuentra sobre la línea media para poderla identificar claramente.

Identificación de la lína blanca.

Tracción de la misma hacia el techo del quirófano e incisión pequeña de la misma con un bisturí.

Hay que tomar todas las medidas para evitar lesionar estructuras abdominales.

Ampliación de la laparotomía con tijeras rectas, asegurándonos de no lesionar órgnaos internos.

Ya se ha realizado la laparotomía, quedando expuestos los órganos abdominales.

La primera estrucutra que se identifica es el epiplon y el bazo.

Tras la operación realizada en el interior del abdomen es recomendable llevar a cabo un lavado peritoneal con suero estéril atemperado, sobre todo si se han abordado órganos huecos como el tubo digestivo o la vejiga urinaria.
El cierre de la cavidad abdominal se realiza con una sutura continua de material absorbible.
Los puntos afectan solamente a la aponeurosis anterior, hay que evitar lesionar el peritoneo y los músculos abdominales.
Fin de la sutura continua realizada para cerrar la laparotomía.
Para reforzar la sutura se realizan varios puntos sueltos en X sobre la sutura ya realizada. De esta forma aseguraremos una mayor resistencia ante el peso de los órganos abdominales.
En los casos de animales obesos es recomendable suturar el tejido celular subcutáneo con material absorbible con el fin de impedir la dehiscencia de la sutura cutánea.
Fin de la sutura del tejido subcutáneo.
Sutura de la piel con el patrón elegido por el cirujano.
Fin de la intervención.