Para facilitar la visualización y disección de los sacos anales se puede emplear este tipo de materiales, que se inyectan y se endurecen dentro de los mismos.
 El cartucho del material se calienta en agua hirviendo durante 5-7 minutos.
 A continuación se monta en la jeringuilla aplicadora, como se ve en estas imágenes. 
 En razas pequeñas se emplea la mitad de un cartucho en cada saco anal. En razas grandes se debe emplear uno en cada saco.
 Se coloca un tapón de gasa en el recto para evitar la contaminación del campo operatorio con heces.
 En este caso también se observan unas fístulas perianales, de pequeña entidad, por lo que se decide resecarlas en el mismo tiempo operatorio.
 En esta imagen se observa la disección del tejido fistulizado.
 El saco anal se identifica facilmente y se diseca con comodidad de las fibras del músculo esfínter anal externo.
 Fin de la disección del saco anal del lado derecho.
 El conducto se liga lo más cerce posible del ano.
 Imagen tras la resección del saco y del tejido fistulizado.
 De igual manera se ha procedido en el lado contralateral. Se ha extirpado el tejido fistuloso y a continuación se identifica, con facilidad, el saco anal através del esfínter externo.
 Disección cuidadosa del saco anal.
 Ligadura y sección del conducto del lado izquierdo.
 Se sutura el tejido subcutáneo con material absorbible de 3/0.
 Cierre de las heridas cutáneas con hilo monofilamento 3/0.
 Imagen de los sacos anales extirpados.
 Sacos anales abiertos, observándose el material inyectado en su interior para facilitar su disección.