La estenosis de la uretrostomía perineal es una complicación que vuelve a dificultar la micción normal en el gato intervenido.

Esta estenosis puede ser tan importante que no deje no pasar un catéter urinario fino.

La reintervención quirúrgica estáindicada para extripar esta zona de pene estenosada.

El paciente acude a la consulta por su imposibilidad para orinar de nuevo.
En la zona perineal se aprecia un orificio uretral muy estrecho y alguna gota de orina.

Preparación del campo operatorio.
Se debe realizar la sutura del ano en bolsa de tabaco temporal para evitar la salida de heces durante la cirugía.

Obsérvese el mínimo orificio uretral.

Se realiza una incisión cuadrangular alrededor de la uretra.
Se diseca la uretra distal, junto con el parche de piel, de la zona perineal
Se abre la uretra dorsalmente y se retira el parche de piel que la rodeaba.

Con una pinza mosquito se comprueba el diámetro de la luz uretral que hemos conseguido.

La uretra se seccionará dorsalmente hasta conseguir introducir toda la rama de la pinza mosquito, así obtendremos un adecuado diámetro de luz uretral.

La uretra se sutura a la piel, se deben emplear puntos monofilamento.

Los puntos de sutura sólo incluyen la mucosa uretral y la piel para reducir al mínimo la posibilidad de estenosis.

Resultado final de la cirugía.

No se olvide retirar la bolsa de tabaco del ano.

Imagen a los 3 días de postoperatorio.

A los 10 días de la intervención se retiran los puntos.

El gato orina con normalidad. Pero se debe mantener el collar isabelino de protección durante 2 ó 3 semanas más para evitar que el lamido pueda volver a estenosar la uretra.