Afecta principalmente a razas braquicéfalas (bulldogs inglés y francés).
Se puede acompañar de otras alteraciones respiratorias como fosas nasales estenosadas, colapso laríngeo, eversión de los divertículos laríngeos, hipoplasia traqueal o colapso traqueal.

El extremo libre del velo palatino sobrepasa la epiglotis interfiriendo con el funcionamiento de la glotis, llegando a producir la insuficiencia respiratorio y el colapso.

Esta paciente sufre una gran insuficiencia respiratoria como consecuencia de una excesiva longitud de su paladar blando.

En la radiografía de la glotis se observa como el extremo libre del paladar blando se introduce en la misma, causando su obstrucción.
Se coloca el paciente en decúbito prono y se fija la cabeza con la mandíbula abierta.
En el sitio donde contacta la punta de la epiglotis con el velo del paladar se marca con un punto de sutura. Este será el nuevo borde del paladar.
La punta que se introducía en la glotis también es marcada con un punto de tracción.

En el punto donde se fija el velo del paladar en la pared lateral se realiza el punto inicial de sutura que se va a realzar a continuación.

Desde este punto y hacia el primer punto de marcación (en el centro del paladar) se va seccionando con tijeras el velo del paladar.

Es una cirugía hemorrágica...

por este motivo al mismo tiempo que se secciona se va suturando (sutura continua), para asegurarnos una correcta hemostasia.

No es necesario emplear diluciones de epinefrina para controlar la hemorragia.

Se emplea material monofilamento absorbible.

En la sutura se debe extremar el cuidado en la correcta sutura del extremo interno de la herida creada, ya que es más difícil de identificar.

En esta imagen se observa el final de la sutura.

Ya sólo hay que esperar a la recuperación del paciente.

Debe controlar el posible edema de la zona, que dificultaría la respiración (dexametasona 0.5 mg/Kg preoperatorio y postoperatorio inmediato).
No es necesario el empleo de antibióticos.