Incisión en el colon descendente con el fin de extraer las heces que no pueden eliminarse normalmente.

La misión del colon es reabsorber agua. Cuanto más lento sea el trasito de las heces mayor cantidad de agua será extraida por el colon, las heces se harán más duras, circunstancia que dificulta su transito, creándose un círculo vicioso.

Imagen de un colon repleto de heces que no se pueden eliminar.

 

Laparotomía media infraumbilical suprapúbica.
Exteriorización del colon y aislamiento del mismo de la cavidad peritoneal, para evitar contaminaciones secundarias.
Incisión del colon por su borde antimesentérico.
Extracción cuidadosa de las heces, evitando que entren en contacto con otras estructuras abdominales.
Protección de la zona con gasas.
Maniobras delicadas de "ordeño" en el colon para ir movilizando las heces hacia la colotomía.

Hay que evitar que las heces contacten con nuestros guantes.

De todas formas, y una vez concluida la extracción de todo el material fecaloideo, el cirujano y el ayudante se deben cambiar los guantes para continuar con la intervención.

Se reazliza una limpieza mecánica del segmento intestinal, y si existe sospecha de una posible contaminación peritoneal se debe realizar un lavado peritoneal.

Se cierra la colotomía con una sutura hermética, que evite la salida de contenido intestinal.

El tipo de punto, así como el patrón de sutura no son determinantes, pudiendo emplearse el modelo que más le guste al cirujano.

Antes de cerrar la laparotomía se vuelve a lavar la zona con suero salino estéril.